Ventajas de la ortodoncia Invisalign frente a la tradicional

Todos lo hemos vivido en nuestras propias carnes o hemos sido testigos de las vivencias de otros compañeros: llega un día en el que la ortodoncia hace acto de presencia en las aulas, y de la misma forma que con el uso de gafas, aquella persona queda señalada y es objeto de burlas por parte de algunos de los compañeros, los más intolerantes. Si te pones invisalign precio merece la pena porque los resultados son geniales.

La ortodoncia, indiscutiblemente, afea la dentadura, en ocasiones genera problemas de dicción y puede afectar negativamente a la autoestima de las personas y a sus relaciones con los demás, independientemente de un hecho comprobado: cuando finalice el tiempo previsto en el que se llevarán los aparatos -porque aunque parezca interminable, termina-, aquella alineación dental será la envidia de toda la clase.

Tratamiento de garantías

Es uno de los tratamientos dentales más conocidos y utilizados, porque lo más habitual es que los dientes definitivos no queden colocados con armonía y perfección. En algunos casos los fallos de alineación son pequeños y no tendrán consecuencias graves, pero en otros la boca de una persona puede ser un auténtico desastre.

La colocación de aparatos o brackets depende de la filosofía del dentista que nos toque, los hay que apuestan por la ortodoncia a la mínima y otros que la utilizan solo en caso de necesidad, pero está claro que a nadie le gusta tener que ponerse hierros en los dientes, aunque sea por una buena causa. Porque, además del problema estético, también suponen una incomodidad.

Invisible pero eficiente

Es por ello que la ortodoncia Invisalign es una buena noticia para todos aquellos que quieran enderezar sus dientes sin tener que pasar por un proceso traumático. Se trata de una ortodoncia prácticamente invisible que sirve para corregir problemas de alineación como son el apiñamiento de los dientes (dientes demasiados juntos en alguna zona por culpa de la falta de espacio en la mandíbula), el caso contrario que sería la excesiva separación de los dientes, la llamada mordida cruzada (mala alineación entre la mandíbula superior y la inferior), la sobremordida(los dientes superiores quedan muy por delante de los inferiores) o lo contrario, la protrusión, en la que los inferiores quedan significativamente por delante.

El tratamiento consiste en la colocación de unas piezas llamadas aligners, transparentes y extraíbles, que se van cambiando cada dos semanas según un plan diseñado con anterioridad. Se va haciendo el seguimiento para comprobar que se consiguen los resultados deseados y se tardará más o menos en dejar de utilizarlos según el caso concreto de cada paciente.

invisalign_2

Pero una de las ventajas más claras respecto a la ortodoncia tradicional es que, al poderse extraer con facilidad –aunque no hay que abusar de ello para no comprometer el tratamiento-, la higiene dental es tan fácil como siempre y, además, se puede, en ocasiones especiales y siempre de forma breve, ir sin los aligners. Y, por si fuera poco, se hacen simulaciones virtuales en 3D para ver cómo será el resultado final y el propio paciente puede comprobar los progresos. Ya son más de 4 millones las personas convencidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *