Clínicas e implantes dentales: Condiciones legales

Hay algunas profesiones o negocios que requieren unas condiciones legales más específicas que otras. Un ejemplo serían por ejemplo los que se dedican a la justicia, que deben no solo tratar con información muy personal y sensible sino que, además, su responsabilidad es muy alta porque pueden cambiar el destino de una persona.

Otro ejemplo serían todas las profesiones vinculadas con la salud, y aquí entrarían los dentistas. Realizar una acción (ya sea quitar una muela o poner implantes dentales) debe hacerse con el consentimiento expreso del paciente y siendo el dentista consciente d que se trata de una acción delicada y que por tanto se deben usar las máximas garantías de calidad, ya sea usando los materiales más adecuados y en sus perfectas condiciones como garantizar que dicha acción se realizará estando en plena facultad de hacerlo.

En las clínicas dentales normalmente cada paciente tiene asignada una ficha personal. En ella no solamente se expone el historial clínico (por ejemplo, que piezas de han quitado, cuando fue la última limpieza bucal, etc.) sino también los datos personales. Es por eso que estos ficheros personales se deben custodiar con dicho cuidado y solamente ser usados para gestionar las operaciones y acciones que se hagan en la clínica. Es importante que los pacientes conozcan la existencia de este fichero y que puedan modificar sus datos en cualquier momento, e incluso pedir su destrucción en caso que se cambie de clínica dental (Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal).

Estas condiciones legales protegen a los pacientes, pero también sirven para proteger a las clínicas y a las acciones que allí se realizan.

Hace un tiempo, el programa de Televisión Española (TVE) “Comando actualidad”, analizaba con un reportaje llamado “Competencia feroz” varios negocios, mostrando como algunos impulsaban precios muy baratos a cambio de rebajar calidad. Eso también pasa en el entorno de las clínicas dentales, ya que existen muchas ofertas para poner implantes dentales que rozan la legalidad.

Los precios pueden variar de una clínica a otra, claro está, pero todos rondan más o menos la misma cantidad. Se pueden encontrar rebajas o ofertas según si se realizan más acciones o según los implantes que se pongan, pero nunca podrá resultar una diferencia de precio muy grande. Cuando eso pase, desconfiad y aseguraros que la clínica en cuestión cumple los requisitos legales e usa instrumentación de calidad en manos de profesionales titulados. Pensad que poner un implante no es como comprar una cosa en el supermercado: es una cosa para toda la vida y en la cual se ve implicada nuestra salud. Evitar infecciones o problemas posteriores puede estar en nuestras manos.

Si tenéis alguna duda, podéis consultar el colegio profesional más cercano. De hecho, el presidente del Colegio Oficial de Odontólogos de Madrid ya hizo unas declaraciones al respeto, informando que un implante de calidad tiene un precio mínimo que si se rebaja es solo una muestra de mala calidad, un peligro que solo esconde letra pequeña y que nos puede causar muchos problemas a la larga.