3 de cada 10 compras online se hacen el sector farmacéutico

Parece que la gente empieza a perder el miedo a comprar por Internet, y uno de los sectores más beneficiados es el farmacéutico. A fin de cuentas, cuando estamos enfermos y necesitamos algún medicamento, puede ser un poco incómodo tener que vestirse y salir a la farmacia. Por eso, el sector se ha puesto las pilas y cualquier parafarmacia online permite comprar cómodamente desde casa.

¿Es seguro comprar por Internet?

Si nos fijamos en el volumen de transacciones que se hacen y que crecen día a día la respuesta debe de ser que sí, pero os queremos dar algunos consejos elementales y de sentido común para hacer vuestras compras más seguras.

Recordad que siempre, siempre, las compras por internet están sujetas a la ley de ventas ‘no presenciales’ y que además de las protecciones y prevenciones que tenemos que tener cuando hagamos el pago, cualquier compra hecha en la Unión Europea podemos devolverla sin tener que dar explicaciones, pero fijaos antes en las condiciones de devolución porque os pueden hacer un cargo por devolución (por gastos de transporte).

1) Repasar los extractos

Aunque parezca elemental, esto es lo más importante y es válido para todas vuestras operaciones sean por internet o presenciales, repasad los extractos para aseguraros de que no os cargan cosas que no habéis comprado y que las que habéis comprado sólo las cobran una vez.

En caso de duda, avisad inmediatamente al banco que ha emitido vuestra tarjeta y haced la reclamación, normalmente os atenderán y pedirán información al vendedor para verificar vuestra reclamación; pensad que vosotros sois su cliente. Para hacer la reclamación tenéis que haber guardado toda la documentación: albaranes de devolución, una foto del producto estropeado, etc.

2) Nunca dar ni el código de la tarjeta ni el número de cuenta corriente en abierto

En abierto quiere decir cualquier formulario que no tenga una conexión https, que se puede ver en la cabecera de la dirección web, y sale un indicador verde o morado antes del nombre de la página, una conexión https o conexión segura encripta los datos antes de que salgan de vuestro navegador. Pero en abierto también quiere decir vía e-mail, enviar datos confidenciales por mail es similar a anunciarlas y publicarlas en el web. Si no tenéis más remedio que enviarlas por mail porque el proveedor no tiene ninguno otro sistema y queréis comprar, antes haced un zip de un documento con los datos confidenciales, añadidle un password al archivo zip y, por favor, no envíes el archivo y el password en el mismo mail. Un número de tarjeta son 16 dígitos, normalmente agrupados de cuatro en cuatro, y existen programas que se dedican a estudiar datos que circulan por Internet que tengan formato de número de tarjeta.

3) Usar tarjetas con verificación posterior

Ahora existen muchas tarjetas que cuando hacen la compra os piden un segundo paso de verificación que puede consistir en un código que os envían por SMS o bien un código de una tarjeta de códigos, de este modo si alguien sabe vuestro número de tarjeta no lo podrá usar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *